Posts Tagged ‘Vainilla’

Como Tarrina y yo nos hicimos amigos

21 mayo 2009

Después de la presentación de mi amigo y compañero de fatigas Tarrina, me toca a mí, soy Cucurucho, y teóricamente el más valiente de los dos a la hora de ligar, y después de está hazaña entenderéis porque pongo teóricamente.

Hace algo más de un año quedamos un sábado para salir Tarrina, un amigo bajito al que llamaremos Barquillo y yo. Antes Tarrina salía mucho con Barquillo y yo con un primo mío, pero mi primo se echó novia y desapareció, por tanto empecé a salir con Tarrina y Barquillo. Aunque nos conocíamos de hacía años, no teñíamos una relación muy estrecha aún, ellos pensaban que yo era un ligón, nada más lejos de la realidad.

Llegamos a un bar que nos agrada bastante, solíamos ir mucho, últimamente hace un par de meses que no nos acercamos, pero en aquella época íbamos semanalmente. Estábamos hablando de tonterías cuando pensé que hacía mucho que no ponían loquillo.

– Joder Tarrina, hace mogollón que no ponen ninguna de loquillo, podías pedirla.

– Paso tío, el pincha no te hace caso a no ser que tengas tetas.

Miro por el bar buscando algún grupo de chicas, reducido por supuesto, nunca iría a un grupo de más de 3, y veo a una chica guapísima con una amiga no muy agraciada.

amigas

Me acerco y pregunto:

– Hola chicas, ¿me podéis hacer un favor?

– Bueno depende de lo que sea jejeje… – responde la que ni a las 6 de la mañana parece aceptable.

– Na es fácil, le podéis pedir al pincha una canción de loquillo, si vais vosotras seguro que la pone.

– Bueno pero si nos invitas a una copa… – responde el ente.

Joder pienso, deberías subir las escaleras del pincha de dos en dos, seguro que soy el primero que te habla en el mes.

– Una copa no, para eso subo yo, pero os daría las gracias, además si subes y te descamisas un poco seguro que no te cuesta nada que la ponga.

Si, se que lo dije sin pensar, hubiese sido bastante desagradable que lo hiciese pero yo quería mi canción.

A todo esto la amiga guapísima ni una sola palabra y yo ni la había mirado, mi cobardía en estado puro me lo prohibía. Se acerca Barquillo, va enseñando sus bíceps mientras los besa a la vez que dice “¿os presento a mis dos mejores amigos?”…

Insólitamente ellas se ríen, él también, por primera vez no le han mirado con asco al hacer eso, se pone a hablar con ambas, la cosa empieza a ser más distendida, preguntan cosas absurdas como que superpoder te gustaría tener y cosas así.

¿Qué hace mientras Tarrina?, pues su truco de mantenerse en pie mirando al vacío pensando, que cabrones esto en el Messenger no me lo hacéis, os habría derrotado fácilmente.

La verdad es que ese día estuve sembrado, todo el rato se reían, la chica guapísima empezó a hablar mucho conmigo, me miraba continuamente y entonces tuvo lugar esta conversación:

– Oye Vainilla (supongamos que ella se llama así por ser rubia, la verdad que no recuerdo su nombre real), ¿quién es el chico que más te gusta del cuadro ese? – pregunto refiriéndome a un cuadro colgado en el bar en el que salen 4 integrantes de un grupo.

– Mmm…no se, la verdad que el chico que me gusta no está en ese cuadro.

– Vaya, ¿y donde está?.

– En este bar. – vaya mierda pienso, bueno era lógico que tuviese algún tipo por ahí, estaba increíble.

– ¿Y quién es?. – pregunto ya sin demasiada ilusión.

– Tú.

Toma ya, y ahora es cuando viene mi momento de valentía, cuando miré directamente a sus ojos y la besé con fuerza… me encantaría poder contar eso pero nos hemos propuesto ser sinceros, ¿qué fue lo que hice?, giro de 180º, le dí la espalda y me puse a hablar con Tarrina…

Si, así somos, a los 10 minutos volví, baile con ella un poco, me dio un abrazo, y Barquillo dijo con su gran amabilidad:

– Venga tronco Cucurucho líate con ella que nos vamos a casa, que yo conduzco y decido cuando nos vamos.

Yo le dí un beso en la mejilla y me fui, cuando íbamos hacia el coche después de varias burlas dijo Tarrina:

– Al menos le habrás pedido el Messenger ¿no?

– ……

– Cucurucho eres un marica, ¡bienvenido al grupo!

Anuncios