Como Tarrina y yo nos hicimos amigos

21 mayo 2009

Después de la presentación de mi amigo y compañero de fatigas Tarrina, me toca a mí, soy Cucurucho, y teóricamente el más valiente de los dos a la hora de ligar, y después de está hazaña entenderéis porque pongo teóricamente.

Hace algo más de un año quedamos un sábado para salir Tarrina, un amigo bajito al que llamaremos Barquillo y yo. Antes Tarrina salía mucho con Barquillo y yo con un primo mío, pero mi primo se echó novia y desapareció, por tanto empecé a salir con Tarrina y Barquillo. Aunque nos conocíamos de hacía años, no teñíamos una relación muy estrecha aún, ellos pensaban que yo era un ligón, nada más lejos de la realidad.

Llegamos a un bar que nos agrada bastante, solíamos ir mucho, últimamente hace un par de meses que no nos acercamos, pero en aquella época íbamos semanalmente. Estábamos hablando de tonterías cuando pensé que hacía mucho que no ponían loquillo.

– Joder Tarrina, hace mogollón que no ponen ninguna de loquillo, podías pedirla.

– Paso tío, el pincha no te hace caso a no ser que tengas tetas.

Miro por el bar buscando algún grupo de chicas, reducido por supuesto, nunca iría a un grupo de más de 3, y veo a una chica guapísima con una amiga no muy agraciada.

amigas

Me acerco y pregunto:

– Hola chicas, ¿me podéis hacer un favor?

– Bueno depende de lo que sea jejeje… – responde la que ni a las 6 de la mañana parece aceptable.

– Na es fácil, le podéis pedir al pincha una canción de loquillo, si vais vosotras seguro que la pone.

– Bueno pero si nos invitas a una copa… – responde el ente.

Joder pienso, deberías subir las escaleras del pincha de dos en dos, seguro que soy el primero que te habla en el mes.

– Una copa no, para eso subo yo, pero os daría las gracias, además si subes y te descamisas un poco seguro que no te cuesta nada que la ponga.

Si, se que lo dije sin pensar, hubiese sido bastante desagradable que lo hiciese pero yo quería mi canción.

A todo esto la amiga guapísima ni una sola palabra y yo ni la había mirado, mi cobardía en estado puro me lo prohibía. Se acerca Barquillo, va enseñando sus bíceps mientras los besa a la vez que dice “¿os presento a mis dos mejores amigos?”…

Insólitamente ellas se ríen, él también, por primera vez no le han mirado con asco al hacer eso, se pone a hablar con ambas, la cosa empieza a ser más distendida, preguntan cosas absurdas como que superpoder te gustaría tener y cosas así.

¿Qué hace mientras Tarrina?, pues su truco de mantenerse en pie mirando al vacío pensando, que cabrones esto en el Messenger no me lo hacéis, os habría derrotado fácilmente.

La verdad es que ese día estuve sembrado, todo el rato se reían, la chica guapísima empezó a hablar mucho conmigo, me miraba continuamente y entonces tuvo lugar esta conversación:

– Oye Vainilla (supongamos que ella se llama así por ser rubia, la verdad que no recuerdo su nombre real), ¿quién es el chico que más te gusta del cuadro ese? – pregunto refiriéndome a un cuadro colgado en el bar en el que salen 4 integrantes de un grupo.

– Mmm…no se, la verdad que el chico que me gusta no está en ese cuadro.

– Vaya, ¿y donde está?.

– En este bar. – vaya mierda pienso, bueno era lógico que tuviese algún tipo por ahí, estaba increíble.

– ¿Y quién es?. – pregunto ya sin demasiada ilusión.

– Tú.

Toma ya, y ahora es cuando viene mi momento de valentía, cuando miré directamente a sus ojos y la besé con fuerza… me encantaría poder contar eso pero nos hemos propuesto ser sinceros, ¿qué fue lo que hice?, giro de 180º, le dí la espalda y me puse a hablar con Tarrina…

Si, así somos, a los 10 minutos volví, baile con ella un poco, me dio un abrazo, y Barquillo dijo con su gran amabilidad:

– Venga tronco Cucurucho líate con ella que nos vamos a casa, que yo conduzco y decido cuando nos vamos.

Yo le dí un beso en la mejilla y me fui, cuando íbamos hacia el coche después de varias burlas dijo Tarrina:

– Al menos le habrás pedido el Messenger ¿no?

– ……

– Cucurucho eres un marica, ¡bienvenido al grupo!

Internet: algo te da, algo te quita

21 mayo 2009

Cucurucho y Tarrina, Tarrina y Cucurucho…

Obviamente no son nombres auténticos, y tampoco son invenciones, personajes creados. Existimos, somos dos, colegas, compañeros de viajes y desventuras, somos ébano y marfil, el gordo y el flaco, jemaine y bret, jay y bob, dumb and dumber… somos dos tios normales, o casi.

En este blog plasmaremos pensamientos y relataremos viajes y aventuras, con un denominador común: la sinceridad. No hablo de no inventar cosas, o exagerar. Todo el mundo puede contar lo que piensa, o las cosas que le ocurren dia a dia, sin recurrir a la mentira. Pero siempre omitimos lo que no queremos que sepan de nosotros, lo que nos averguenza, o lo que creemos que no comprenderia la gente.

Nosotros seremos sinceros. Total, absolutamente e incluso suciamente sinceros. Es lo que tiene el anonimato. Y sí, podeis llamarnos cobardes. Pero no lo somos más que cualquiera de vosotros.

Y tras la presentación general de ambos, viene la presentación particular del que suscribe esta primera entrada:

Señores, señoras, y demas payasos y putitas de la red, mi nombre es Tarrina. Encantado, es un placer, espero que os guste nuestro blog, blablablá blablablá… Y ahora escuchad, os contaré una pequeña historia, para que sepais que clase de persona soy:

Soy un marica. No en el sentido técnico de la palabra. No me gusta chupar pollas (bueno, quien sabe, tampoco lo he probado) ni me la pone dura ver un semental con cuerpo de escultura griega. Pero en cuanto a las pibas, soy un autentico cobarde. Mi unico consuelo es que a los 12 huia despavorido de cualquier situación con tias que me molasen, a los 15 no huia, pero era incapaz de hablarlas, a los 17 empecé mis primeros ridiculos pasos en esto de ligar, y de vez en cuando pillaba, a los 20 y pocos ya alguna vez, sobre todo bajo los efectos del alcohol, le echaba cuando las estrellas se alineaban en el cielo, los suficientes cojones para entrar yo a una chica a saco, y a mis 30 recien cumplidos a veces, pocas veces, pero a veces, olvido lo suficientemente mi cobardia con las tias que no conozco, como para entrarlas sin estar absolutamente ebrio. Aunque sea una vez al año, je.

Asi que me consuela saber que voy en evolución. Patéticamente lenta, pero evolución al fin y al cabo. Quien sabe, quizá a los 60 sea un Hugh Hefner.

Asi que , sabiendo esto, las personas como yo le debemos eterno agradecimiento al ejercito de los Estados Unidos, y a su infinita hambre de evolucionar, que propulsó lo que hoy conocemos como Internet.

Internet para mi es la vida. Yo creo que la mitad de las tias que me he follado no, pero la mitad de las que me he enrollado, se lo debo a la red. Gracias lycos, gracias fotolog, gracias tuenti, gracias badoo y sobre todo gracias Oh, Messenger, mi amo y señor.

Y no es que yo sea un ligon de la web. No os creais que cada finde hablo con x tias nuevas en internet, y una semana despues estoy quedando con ellas, y dos despues las tengo a cuatro patas. Que va. Soy igual de patético casi que en la vida real. Pero es cuestion de estadistica. Y las matemáticas no fallan. Se que si tuviera cojones, y entrara los findes en los bares a 15 tias por noche, al menos una por semana me tiraria. Pero no tengo esos huevos. Pero, eso si, Internet es distinto. No tengo problema en echar 100, 1.000, 10.000 anzuelos a una charca. Si, el 90% me ignora, pero el otro 10% no, y de esas, algunas me dan el mesenger. Y de las que me dan el mesenger, 1 de cada 5 acaba atrapada en mi red de gilipolleces, chistes, mi atención a su chachara, etc, y casi con toda seguridad, si no la cago antes, acabo follándomelas. Peor aun (para ellas), acaban enamoradas de mi. O eso creen.

Y estaba yo el otro dia hablando con una colombiana por mesenger. Una señora ya de 30 y tantos. Pero super morbosa, os lo aseguro, me pone brutisimo, y nunca he sido de maduritas, al reves, soy mas de niñitas de 18 años recien cumplidos. Es más, nunca me he liado con una tia mayor que yo, o siquiera de mi edad.

Pues esta mujer me pone cachondisimo. La conocí en una de esas redes sociales, y al segundo dia me dio el mesenger. Charlamos varios dias 4 o 5 horas seguidas, y enseguida la encandilé. No mintiendola, tampoco soy de esos, pero si mostrando la parte de mi que se que le gustaria ver, diciendole de las cosas que pienso, las que se que quiere oir. Tengo bastante empatía, la verdad. Y al 3er dia ya empezamos ambos poco a poco, como sin quererlo, a decir que si que guapo/a en las fotos, que si eres muy atractivo/a, etc… y de ahi a hablar de sexo, solo un par de horas. Y de hablar de sexo a enseñarme fotos ligera de ropa, y ponernos cachondos hablando por msn, solo un dia más.

Y asi llegó que me puso en el mesenger, en la ventana de su avatar, una foto de ella de rodillas en una cama, en bragas solo, con las tetas al aire, mirando hacia arriba como esperando a que alguien se le acercara para hacerle la mamada de su vida. No le pedí la foto, se como funcionan estas cosas. Si se la pido, recula. Me ve no como un atrevido caliente joven atraido por ella, si no por el salido asqueroso que soy. Y le asaltan las dudas.. si se la paso, la colgará en internet, o se la enseñará a sus amigos, o vete  a saber. Asi que no se la pido. Tiempo al tiempo… como era? sientate pacientemente al lado del rio a esperar, y veras pasar flotando el cadaver de tu enemigo.

Pero tampoco soy gilipollas. No le pedí la foto para tener en grande delante mia esas tetas maduras pero suaves suaves (uff), y hacerme un par de pajas a su salud. Pero tampoco dejé pasar la oportunidad de hacer una captura de pantalla con la tecla “impr pant”, y pegarla en el paint, guardarla, y tener un bonito jpeg de mi ventana del mesenger, con mi cara abajo, en el centro un monton de frases de ambos subidas de tono, y arriba la fotito en cuestion, en pequeño, pero suficientemente grande para ver bien claro el cuerpo de esta señora.

Y ahi me ves al dia siguente, nada más despertar abro mi correo tarrina@hotmail.com, y mando un bonito e-mail a tarrina@empresadondetrabajo.com con el pantallazo en cuestion. Que ilusión, que ganas de enseñarles a mis compis del curro la nueva tia que me enseña las tetas por internet. Y llego al dia siguiente al trabajo, jovial, silbando abro mi correo y… no, no, no , este tampoco, no… coño. donde está? donde está? joer, tiene que estar aqui… lo tendré lleno. No, aun queda espacio en la bandeja de entrada…

…ENTONCES DONDE COÑO ESTÁ EL PUTO MAIL CON LA FOTITO?

y lo que es mas importante

A QUIEN COJONES ME HE EQUIVOCADO ESTA MAÑANA MEDIO DORMIDO Y LE HE ENVIADO LA PUTA FOTO?????

Angustiado pienso. He puesto la T de Tarrina, eso está claro.. y el nuevo correo de hotmail te busca automaticamente los contactos.. le he dado pensando que ponia Tarrina, pero no podia poner eso. Entonces que nombre pondria?

uh, oh

No, no, no me jodas.

Y al llegar a casa mis peores temores se hacen realidad. La T, y el contacto que aparece, el contacto a quien le he mandado un pantallazo de mi mesenger, diciendo obscenidades, y con una tia madura en tetas arrodillada en la ventana de arriba es Tamara.

Tamara, mi tia Tamara. Mi tia Tamara de 61 años. Mi tia tamara sin ningun sentido del humor. Mi tia tamara que era catequista. Mi tia tamara la solterona religiosa y probablemente virgen. Mi puta tia Tamara.

ME CAGO EN INTERNET Y EN TODOS LOS MUERTOS DE LOS QUE LO INVENTARON.

– Tarrina –

msn

pd: Se que queda mucho para Diciembre, pero estoy acojonado pensando en como esquivaré sus miradas de asco y verguenza en la anual cena familiar de Nochevieja.

pd2: Por supuesto, al igual que Tarrina es un pseudonimo, mis correos de hotmail y del trabajo no se llaman asi (Hay mucho gilipollas por la vida, y todo hay que explicarlo. Algun dia os contaré cosas de  la novia de un colega, que es la personificacion de la estupided humana, en serio), y no tengo ninguna tia que se llame Tamara, si no que el nombre de mi tia es parecidisimo a mi nombre real.

¿De dónde viene Cucurucho y Tarrina?

28 abril 2009